lunes, 10 de julio de 2017

RELATO: VENDETTA








Su porte "gangsteril" no ayudaba mucho. El vecindario se había convertido en un mundo hostil habitado por mujeres que cuchicheaban a su paso, hombres que le lanzaban miradas desafiantes y muchachos que corrían a esconderse en el momento que vislumbraban su inconfundible sombra asomarse por la esquina del edificio. No sabían que él no les veía y que no vivía con ellos, que habitaba en su mundo de espectros y de fantasmas recurrentes que eran su único salvoconducto para viajar hacia la violenta realidad, su único asidero, el nexo entre la nada y el todo. Ese todo revanchista y miserable.

Salidas nocturnas continuas. Muchachas de escasa ropa entrando en el edificio. En qué se había convertido no era una pregunta que se hiciera muy a menudo, ya que la respuesta le podía conducir al precipicio de la desolación, a la apertura de un sumidero por el cual filtrarse, a ser consciente de que todo estaba perdido.

Tenía varias jóvenes en casa, cada una con sus propias marcas indelebles, sus ojos inexpresivos y una belleza exótica pero cuarteada. Y cómo no, ese aire de veteranía impropia de su edad. Nunca dejaban de sorprenderle esas destrezas adquiridas en el lumpen, en los garitos de la impunidad y el olvido. Tenían libertad, podían marcharse cuando quisieran, pero él no podía asegurarles otra nueva salvación.

Por qué empezó a hacerlo, lo tenía claro. Por qué seguía haciéndolo, no tanto. Sabía que las especulaciones debían de ser de lo más diversas. Pero todo conducía inexorablemente a la más comentada, a la única que parecía posible e imposible: el proxenetismo. Sin embargo aquello era una contradicción. ¿Sufriría algún trauma o shock postraumático que le hacía actuar así? ¿Quería proyectar su frustración o lo que era peor, su venganza, sobre aquellas pobres muchachas? Nadie lo sabía ni nadie lo supo. Nadie se aventuró a conocer la verdad. Y no por miedo a represalias, sino porque la preocupación en lugares como aquel duraba lo que sugería un pensamiento, un acto: dos o tres segundos. Después se disipaba entre las brumas de la desidia cotidiana,  entre las dudas del qué pasará mañana, entre las pesadillas de náufragos a la deriva.

Pero aquellos individuos que merodeaban por su existencia, solo conocían la primera parte de su historia: una hija asesinada por un profesional de la trata de blancas. Desconocían la segunda: la venganza de un padre desengañado con la justicia. Sí, las mujeres jóvenes eran cobijadas por este hombre misterioso. Para ello, se adentraba en sórdidas bacanales que acababan en pesadilla, en cruentos escenarios en los que la policía nunca aparecería. Y no contabilizaba lo que llevaba a sus espaldas ya que la sangre derramada nunca era suficiente, la muerte no era suficiente, las mujeres rescatadas nunca eran bastantes. Y necesitaba más…, pero no había más. Cada marcha infructuosa, cada mujer que le escupía un “no quiero su salvación” a la cara, cada golpe que recibía, era un escozor en el alma, era un “¿por qué yo, papá?”  de su niña que se removía en la tumba…

Y un día no volvió. Las mujeres le velaron. Su ángel oscuro de la guarda descansó en paz. O eso pensaron ellas.

  

28 comentarios:

  1. Una historia conmovedora Ziortza, un animal nocturno (estoy escuchando el soundtrack de Nocturnals Animals al leer tu relato y le va como anillo al dedo), un hombre abatido por la desgracia, por la pena y buscando una salida redentora hacía un hecho casi imposible de superar para un padre, como es la pérdida de su hija. El trasfondo de la prostitución, es sumamente doloroso por las miles de niñas y mujeres atrapadas cada día que pasa en ese mundo sórdido y oscuro para el alma. Ese, “¿por qué yo, papá?”, es tan duro, tan real, tan emocional, que marca un relato de un nivel máximo.
    ¡Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel. Aludes a esa película que a mí me encantó por perturbadora y también con una una venganza de por medio. Cómo bien dices la reacción de cualquier padre ante una circunstancia así es casi entendible, pero seguramente nunca le servirá para alcanzar una salida a su desesperación.
      Me alegra que te haya gustado y te haya emocionado el relato.
      Un fuerte abrazo, Miguel y que tengas una estupenda semana.

      Eliminar
  2. Un padre coraje, un justiciero solitario, un protector incomprendido por desconocido. Un drama humano contado con gran pericia y acompañado de incertidumbre, jugando al principio con el equívoco. Las apariencias casi siempre engañan.
    Muy buen relato, Ziortza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Josep. El relato es un poco ambiguo al principio porque no sabemos muy bien cuales son las motivaciones del protagonista. Luego las sacamos a la luz. Aunque en su círculo nadie le comprende ni siquiera imagina lo que pasa.
      Un abrazo muy fuerte, Josep.

      Eliminar
  3. Un buen relato donde el padre venga la muerte de su hija. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras Mamen. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Ziortza, creo que éste ha sido uno de los relatos más impactantes de los que te he leído. Siempre me ha parecido muy interesante, en términos narrativos, el tema de la venganza, especialmente cuando hay relaciones filiales. En este caso, has acompañado una historia sórdida, dolorosa, vengativa con una narración profunda en la que se muestra lo más oscuro de las emociones humanas.
    Ese, ¿por qué yo, papá? resuena dolorosamente en el corazón del padre, y del lector.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sofía. El tema de la venganza cuando hay familiares de por medio es un tema interesante y delicado. La venganza personal, algo comprensible, pero no admitido generalmente. Y si encima está ambientado en escenarios tan sombríos y cruentos se convierte en algo muy oscuro, como bien dices.
      Me emocionan tus palabras, Sofía.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  5. Es demoledor, desgarra. A veces, querer ayudar si uno no se deja es un sentimiento que enconde también oscuridad. La trata es un tema muy delicado pero cumple su cometido para narrar la historia. Y no sé porqué me he visto reflejada en una parte. Pero como decía, tú relato es de impacto y logra su cometido. Excelente!! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Keren. Es un tema difícil de tratar, las venganzas conllevan sufrimiento aunque vayan acompañadas del intento de querer ayudar y proteger a otras personas. Me alegra que te haya gustado el relato, Keren.
      Te mando un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  6. Un relato muy duro Ziortza, rompe al lector y lo conmueve por su magnitud.
    El amor que sentimos por nuestro entorno y el sufrimiento que soporten puede llegar hacernos crueles y la venganza una arma para liberar ese pesar. Aunque no logre nunca eliminar ese ¿por qué yo, papá? Si sentirá más paz en su alma por ayudar a otros con esa misma historia.

    Cada vez que te leo, veo humanidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Irene. Cómo dices el protagonista quiere liberar su odio a través de la venganza, pero ese sentimiento no decrece, ni su pesar tampoco. Su único consuelo, cómo dices, es el querer ayudar a otras personas.
      Te agradezco de nuevo tus amables palabras Irene, eres un encanto.
      Un besazo y feliz día.

      Eliminar
  7. Tremendo relato, Ziortza. La venganza solo es consoladora cuando se planea, pero cuando se ejecuta, el profundo dolor que la alimentaba se convierte en vacío, un vacío infinito que solo en ese momento se nos manifiesta como imposible de llenar. Imaginar lo que debía sentir cuando descubría que esas chicas no querían su salvación, puff, tremendo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David. La venganza del protagonista es caliente, no planifica, solo quiere liberar su odio, lo cual le deja la sensación de querer más. Nunca se sentirá satisfecho. Además el consuelo que le quedaba a veces se le estampaban en la cara.
      Un fuerte abrazo David.

      Eliminar
  8. Da escalofríos solo de pensarlo. Cuando el alma se te va con lo que más has querido en tu vida. Un horror vivir en esa constante. Por lo menos le sirvió para salvar a más a pesar de que alguno no quisiera ser salvada.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Creo que al protagonista nunca se le va a ir ese horror de haber perdido a su hija en esas circunstancias. Su venganza no tiene límite de ahí la tragedia.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  9. Hola Ziortza, te cuento mis percepciones al leer el relato (estupendo, por cierto) es un hombre descrito en lo superficial, dices mucho y cuentas poco. Me explico: la trama de odio y venganza deja entrever un hueco, una rendija donde hay un trasfondo oculto; no es solo su hija hay un pasado deshilachado de ese hombre y la muerte de su hija es el detonador para sumirse, para despreciarse aún mas. Ese ángel negro de la guarda da pistas y esas mujeres que no quieren salvarse es una proyección de su oscura alma. Me ha dejado con ganas de saber más, no se si forma parte de un relato más largo, pero es así como lo veo. Bueno, qué maravilla leerte. Un abrazote de verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eme, interesante tu percepción. Desde luego el hombre tiene su alma oscura, tal y como se desprende del relato parece que todo viene por la muerte violenta de su hija, pero nunca se sabe...
      Realmente el relato es así, no forma parte de otro, igual da esa sensación por dejar los finales un poco abiertos.
      Muchísimas gracias por tus palabras Eme, siempre eres bienvenida.
      Besazos.

      Eliminar
  10. Conmovedor relato que remueve fibras y estremece el alma.
    Amiga Ziortza me ha encantado este relato que se dibuja en realidades que no están tan lejanas y cada ves mas frecuentes, siempre una maravilla y un placer hermoso el leer amiga, que tengas una maravillosa semana, lo que queda de ella, se feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras Jorge.
      Desde luego muestra una realidad que desgraciadamente está ahí y como bien dices, cada vez es más frecuente.
      Eres muy generoso amigo Jorge, te mando un afectuoso abrazo y que pases un feliz día.

      Eliminar
  11. un placer encontrarte de casualidad
    me gusta tu estilo

    ResponderEliminar
  12. Ufff Ziortza, me has estremecido el alma. Me lo había guardado para leerlo despacio pues sabía que me iba a tocar. Me ha parecido que en muy poco espacio, con un relato corto has sido capaz de desgranar una situación terrible, nos has pintado un cuadro de la desesperación y de la bajada a los infiernos de un padre desesperado con un ¿por qué yo, papá?
    Muy buen relato, enhorabuena Ziortza.
    Muchos besos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Xus. Desde luego es una historia estremecedora, y mi reto, en este caso, era el ir describiendo el abismo emocional al que llega como consecuencia de llevar a cabo la venganza de la muerte de su hija.
      Me alegro muchísimo de que te haya gustado el relato amiga Xus.
      Un besazo muy grande.

      Eliminar
  13. wuaou que relato y creo que es un buen inicio como lectora en blogger para mi. me emociono y por su puesto en mi mente vagaban un sin fin de rostros pero un padre con un dolor inexplicable no se me ocurrio.
    un abrazo Ziortza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra Sara que hayas tenido la deferencia de leerme y de que te haya emocionado el relato.
      Te mando un fuerte abrazo y gracias de nuevo por acercarte a este rincón.

      Eliminar
  14. hola! muy fuerte, conmovedor , queremos venganza como el padre, creo que es casi imposible saber que queda vivo de ese padre. muy bueno! saludosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Buho Evanescente. El padre desaparece y no sabemos de él, pero cómo dices si sigue vivo, seguro que su vida seguirá siendo desgraciada.
      Un abrazo.

      Eliminar

Haz un comentario